Archive for noviembre, 2006

Jesús de Nazareth: ¿Vivió como lo narra la Biblia?

Ferney Yesyd Rodríguez, http://www.sindioses.org

Jesus

¿Quién dudaría de la historicidad de Jesús de Nazareth? Contamos los años en “antes y después de Cristo”. Tantas personas creen que existió, de la misma manera que un héroe de la independencia, que se conmemoran las fecha de su nacimiento y su muerte. Sin embargo, sería prudente preguntamos: ¿Qué evidencias hay sobre la existencia de Jesús de Nazareth?

Si revisamos detalladamente, tendríamos que decir que no tenemos absolutamente ninguna prueba confiable, de fuentes seculares (no religiosas), que Jesús haya vivido, por lo menos de la forma descrita en la Biblia.

Esta respuesta elevará más de un par de cejas, a la vez que nuestros amigos católicos y protestantes nos dirán que la existencia de Jesús es tan indiscutible, que dividió la historia en “antes y después de Cristo”. Sin embargo, cabe mencionar que el sistema “antes y después de Cristo” no se inventó hasta el siglo VI y no se aceptó de manera general en Europa hasta el siglo XI. Nuestro sistema de contar los años en a. C y d. C lo debemos al monje Dionysius Exigius (o Dionisio el exiguo), quien por orden del Papa Juan I elaboró una cronología fijando el nacimiento de Jesús en el año 753 A. U. C. (ad urbe condita) o año 753 desde la fundación de Roma. El año 1 de la era cristiana fue fijado por Dionisio en el 1 de enero del 754 A.U.C. En tiempos más recientes los historiadores prefieren utilizar las siglas A.E.C. (antes de la era común) y D.E.C. (después de la era común), por respeto a la diversidad cultural del mundo.

Los científicos fijan los eventos prehistóricos en “años antes del presente” BP (Before present). Por ejemplo, las pinturas rupestres de la Era glacial en la cueva de Altamira están fechadas en 17.000 años antes del presente. Utilizar en este caso el sistema “antes de Cristo” es una adjudicación culturalmente abusiva. ¿Les importaría en algo a esos cavernícolas el futuro nacimiento de un líder religioso?

Dionisio elaboró su sistema de contar los años, tomando como históricamente válidas las narraciones de los evangelios, las cuales analizaremos más adelante. Dionisio creía firmemente que Jesús nació el 25 de diciembre, ignorando el origen de esta costumbre. En realidad La Iglesia Católica empezó a celebrar navidad desde el siglo IV. La Enciclopedia de la Religión Católica, Tomo V dice al respecto:

“La razón que llevó la Iglesia Romana a fijar la festividad en ese día, parece ser su tendencia a suplantar las festividades paganas por otras cristianas. De este modo se originaron muchas de las actuales fiestas litúrgicas. Ahora bien sabemos que entonces en Roma los paganos consagraban el día 25 de diciembre en celebrar el Natalis invicti, el nacimiento del Sol Invencible, que después del solsticio, se engrandecía en fuerza y claridad. Símbolo del Sol era Mitra, divinidad oriental, cuyo culto había sido introducido en Roma en 274. De este modo, para hacer ocurrencia a la fiesta pagana consagrada al nacimiento del Sol natural (Mitra), la Iglesia comenzó celebrando este Sol novus…”

Muchos investigadores han llegado a la conclusión que el Jesús que conocemos por el Nuevo Testamento resultó de una creación mitológica del primer siglo. Los investigadores han aplicado el Principio de Evidencia Negativa para llegar a tales conclusiones.

El Principio de Evidencia Negativa dice que no tenemos una buena razón para acreditar una proposición sí los siguientes tres principios se satisfacen:

1. Si todas las pruebas o evidencias que corroboran una proposición son de poca confianza.

2. No existe ninguna evidencia comprobando la proposición, cuando esta debería estar presente si la proposición fuese verdadera.

3. Si se ha realizado una búsqueda minuciosa y exhaustiva tras las evidencias corroborativas en el lugar apropiado.

El primer punto del Principio de Evidencia Negativa, nos pide “que las pruebas que corroboran una proposición sean poco seguras” Esto es justo lo que ocurre con la única evidencia secular sobre la vida de Jesús: los dos breves pasajes de las obras de un historiador del siglo I, llamado Flavio Josefo. Josefo era un prolífico escritor, no obstante, solo escribió dos párrafos sobre Jesús. Uno es notoriamente una interpolación, y el otro es altamente sospechoso. Otras referencias a Jesús en los escritos seculares son demasiado ambiguas, o son interpolaciones posteriores.

Este hecho es bastante curioso, ya que la Biblia dice que Jesús fue un fenómeno de masas y que tuvo repercusiones en los eventos sociales de Oriente medio. Esto es como si en un futuro lejano, sólo se encontraran dos breves pasajes sobre la existencia de un tal Nelson Mandela en los textos de historia de Sudáfrica y los diarios del siglo XX.

Al cuestionar a los creyentes sobre esto, ellos responden que se basan en sus sensaciones interiores, y es muy probable que tras enseñarles las incongruencias históricas de sus creencias ellos respondan: “Esto lo creo porque siento a Cristo en mi corazón”, o “Tú no puedes entender esto porque no has tenido esta experiencia de vida” o “Debes saber que Cristo cambió mi vida, y eso es suficiente para que yo crea”.

Sin embargo, estas razones son poco confiables, ya que las personas de todos los credos siempre han tenido sensaciones interiores, sea cual fuere la creencia que promulguen. Los cristianos nos dicen que ellos “siguen a Jesús”, pero es diferente ser seguidor de alguien a quien se puede ver y escuchar de primera mano, que seguir a unos religiosos que predican (e interpretan) unos textos escritos por unos fulanos, que escucharon hablar de un tal Jesús de Nazareth. ¡La diferencia entre estas dos situaciones es abismal!

En el siglo I, había la costumbre de escribir algo y atribuirlo a otra persona (a su mentor filosófico), tal actividad se conoce como “Pseudoepigrafía”. Esto dificultó a los estudiosos la verificación de quien realmente escribió los libros del Nuevo Testamento.

Los apologistas cristianos dicen que la pseudoepigrafía era una técnica común en las escuelas de la época, y que en tal época no se consideraba moralmente incorrecta. Sin embargo, el autor Karlheinz Deschner, en su “Historia criminal del cristianismo”, tomo 4 (falsificaciones y engaños), demuestra contundentemente que incluso en la antigüedad, esa práctica era reconocida como deshonesta y fraudulenta.

Los investigadores al aplicar ciertas técnicas, para determinar quién está hablando, cuál es su mensaje, el cuándo y el por qué, han concluido que los escritos más antiguos de los primeros cristianos son las cartas de San Pablo. Estas probablemente datan del comienzo de la quinta década del primer siglo – bien después de los eventos de la vida de Jesús. Además de esto, no todas las epístolas que se encuentran en la Biblia como obras de Pablo, son realmente suyas, sino como se mencionó anteriormente, algunas fueron escritas por otras personas, quienes las atribuyeron a Pablo.

PabloLas cartas paulinas fueron escritas antes que los evangelios, y ninguno de estos es anterior a por lo menos la séptima década. Los textos aceptados genuinamente como obras de Pablo son (Gálatas, 1 de Tesalonicenses, 1 y 2 de Corintios, Romanos, Filemón, y Filipenses).

Al examinar las cartas paulinas genuinas de forma aislada, queda claro que Pablo no tenía ninguna idea del nacimiento virginal de Cristo, además nunca afirmó haber vivido en la época de Jesús, o que cualquiera de sus mentores era contemporáneo de Jesús, o que Jesús había hecho cualquier milagro. Pablo tampoco asoció la muerte de Jesús con el juicio ante Pilatos. Pablo nunca corroboró la existencia de un Jesús en la primera mitad del primer siglo. Al revisar otros escritos cristianos anteriores a los cuatro evangelios, ahora considerados como apócrifos (que no pertenecen a la Biblia), queda claro que estos omiten las mismas cosas que Pablo omite, lo que nos lleva a pensar que los hechos biográficos asociados a Jesús fueron inventados posteriormente.

La elaboración de los evangelios abarca el periodo del año 70 D.E.C hasta el 120 D.E.C. aprox. Es necesario mencionar que los evangelios fueron escritos después de la destrucción del templo de Jerusalén en el año 70 D.E.C. por orden del emperador Tito, dando fin a la rebelión judía contra el imperio romano. Este hecho es importante, ya que los predicadores fundamentalistas enseñan que Jesús profetizó la destrucción del templo, lo cual es completamente falso.

MarcosEl primer evangelio escrito, de los cuatro presentes en la Biblia, fue el de Marcos. Su autor creía en supersticiones, demonios, posesiones por los mismos, y milagros. Todo esto afectó la escritura de su evangelio. El autor de Marcos no declara haber conocido a Jesús. Él probablemente escribió su evangelio en Siria (poco después de la destrucción de Jerusalén) para los romanos cristianos, que pasaban por la persecución de Nerón. Es así como Marcos escribió este evangelio probablemente para fortalecer a los perseguidos.

El evangelio de Marcos, no menciona a José en la historia del nacimiento de Jesús. El autor se refiere a Jesús como “hijo de Maria”, una descripción reservada a los hijos ilegítimos. En Marcos no hay detalles sobre el nacimiento de Jesús, no menciona nada sobre un nacimiento virginal, la visita de los reyes magos o de ángeles comentando el nacimiento con los pastores. La razón de esto, es que esos mitos aún no habían sido incluidos en la doctrina cristiana.

MateoEl segundo evangelio fue el de Mateo. El autor de Mateo estaba empeñado en mostrar a los hebreos que Jesús era el Mesías prometido. Cuando el autor de Mateo escribió su evangelio, tenía a su disposición la traducción griega del Antiguo Testamento conocida como “La Septuaginta” o “de los setenta”. En la septuaginta se tradujo mal un texto de Isaías que dice que en respuesta a una señal, una mujer joven (almah es el término hebreo) concebiría a un niño que habría de llamarse Emmanuel. La palabra utilizada en hebreo no significa “virgen”, pues en tal caso el vocablo correcto debió ser “betulah ”, esta palabra fue traducida al griego como “parthenos”, que significa virgen. Así ocurrió un cambio importante de significado y el autor de Mateo terminó afirmando que María era virgen cuando concibió a Jesús.

El autor de Mateo usó como fuente principal el evangelio de Marcos, por lo que incorporó los mitos de este evangelio, adicionó los suyos, y la historia fue alterada nuevamente. Para probar que Jesús era el Mesías, el autor de Mateo omite detalles en la genealogía de Jesús a fin de mostrar conjuntos de siete generaciones desde Abraham a David, de David hasta el exilio, y del exilio hasta Jesús. Las genealogías del evangelio de Mateo contradicen otras genealogías del Viejo Testamento.

También hay contradicciones entre los evangelios. En Mateo se menciona a Jesús como descendiente del rey David por parte de su hijo Salomón; mientras que en Lucas se afirma que Jesús proviene del rey de David, pero por parte de su hijo Natán. Según el evangelio de Mateo el abuelo paterno de Jesús (el padre de José) es Jacob; pero según Lucas el abuelo paterno de Jesús es Elí.

El Evangelio de Mateo fue un esfuerzo para convertir judíos, mientras que el Evangelio de Lucas lo fue para convertir gentiles (no judíos). El autor de Lucas también poseía una copia de Marcos, citó de ella varios pasajes y adicionó lo que le convenía.

LucasEl autor de Lucas escribió para un público romano lleno de posibles conversiones, por lo que Roma fue plasmada de la mejor manera posible. Por ejemplo, en el evangelio de Marcos los soldados romanos azotan a Jesús, pero en el evangelio de Lucas los soldados son de Herodes. El reino de Jesús “no es de este mundo”, obviamente un esfuerzo por aplacar las sospechas romanas de una conspiración cristiana contra el estado. Al ascender Domiciano al trono Romano en el año 81 D.E.C, la persecución se había reiniciado, por esto el autor de Lucas ve la necesidad de atenuar las preocupaciones romanas, mostrando el cristianismo como inofensivo. Por esto dedicó el documento a “Su excelencia Teófilo”.

JuanEl último de los 4 evangelios es el de Juan. Este evangelio fue escrito a comienzos del siglo II, y en éste, Jesús se muestra totalmente opuesto a los judíos.

Como vemos, cada evangelio fue escrito recogiendo información de segunda o tercera mano, después de haberse incorporado mucha mitología, y con fines misioneros precisos. Por esta razón, ninguno de los 4 evangelios es confiable en cuanto a la historicidad de Jesús.

La segunda exigencia del Principio de Evidencia Negativa es que “no exista ninguna evidencia segura donde ésta debería existir”, y esto es lo que ocurre, ya que no existe ningún registro de la vida de Jesús en los documentos romanos de la época, lo cual es sorprendente, ya que Jesús causó gran conmoción, según la Biblia.

El historiador Josefo era tan meticuloso que escribía una historia de tres páginas para cubrir el juicio y ejecución de un ladrón común. Flavio Josefo escribió exhaustivamente sobre Juan el Bautista, mas sobre Jesús, sólo aparecen dos pequeñas referencias altamente cuestionadas por los investigadores. Desafortunadamente, los escritos de Josefo llegaron hasta nosotros solamente a través de fuentes cristianas, ninguna de ellas anterior al siglo IV, y se sabe que los escritos de Josefo fueron revisados.

Las dos referencias de Josefo sobre Jesús son cuestionables principalmente porque, es poco probable que siendo Josefo un Judío, llamase a Jesús de Mesías, principalmente cuando él no daba crédito a otros aspirantes a Mesías. Además de esto, los comentadores que escribieron sobre Josefo antes de Eusebio (siglo IV D.E.C.) no citan ese pasaje.

La historia sobre el censo que ordenó Herodes, en la ciudad natal de cada habitante, y que llevó a José y María a Belén, no encuentra respaldo en los documentos romanos. Con esta historia, el autor del evangelio de Mateo buscaba convencer a los judíos que Jesús era el Mesías, ya que las profecías judías dicen que el Mesías nacería en Belén. Así que la historia de un censo en la que cada habitante tuviese que viajar a su ciudad de origen es un invento del autor de Mateo. Es importante recalcar que ningún gobernador hizo viajar a las gentes a sus ciudades de origen para ser censadas. Eso es absurdo, poco práctico y no sirve al verdadero propósito que tiene un censo: Saber qué personas viven en una determinada zona para colectar impuestos. Esta leyenda no tiene ninguna evidencia histórica.

La muerte de niños inocentes ordenada por Herodes a fin de matar al niño Jesús, también está ausente de los registros romanos. ¿Es posible que después de semejante masacre ningún historiador haya dicho algo al respecto? Algo similar ocurre con el arresto y juicio de Jesús. Todo esto es muy extraño, ya que los romanos eran muy meticulosos en cuanto a la historia escrita. En la Palestina de ese periodo se encuentran muchos historiadores, entre ellos, el ya mencionado Flavio Josefo. ¿Por qué los escritos contemporáneos fiables no dicen nada sobre Jesús de Nazareth, si según la Biblia, fue todo un fenómeno social?

El tercer requerimiento del Principio de Evidencia Negativa dice que “debemos haber realizado una búsqueda minuciosa y exhaustiva de evidencia en donde ella debería estar”. De hecho, esto ya se ha realizado tanto por investigadores religiosos como escépticos, por lo que se puede decir que el tercer punto se ha cumplido.

Con frecuencia las historias mutan, transformándose en mitos, y estos mitos a su vez sufren modificaciones con el tiempo. Así evolucionan las historias sagradas. Por ejemplo, en la Norteamérica del siglo XIX, el joven José Smith aseguró haber recibido una “nueva luz” que narraba las enseñanzas de Jesús en Norteamérica, ya que según él, Jesús después de haber resucitado había hecho una escala en América para predicarle a los nativos (!!!). La nueva versión de la historia de Jesús que empezó con pocos creyentes, hoy ya tiene aproximadamente 6 millones de seguidores conocidos como mormones. De igual forma en los primeros años del cristianismo, las historias fantásticas inventadas por los evangelistas con el tiempo se convirtieron en la creencia de la mayoría.

Como conclusión podemos decir que basados en el Principio de Evidencia Negativa, tenemos buenas razones para dudar de la biografía de Jesús que se nos presenta en la Biblia. Pero lo que no se puede negar es la existencia de la omnipotente, omnipresente y creadora… ¡mitología de los seres humanos!

Lecturas recomendadas:

El Rompecabezas de Jesús: ¿Acaso no hubo Jesús Histórico? Por Earl Doherty
http://www.geocities.com/torosaurio/JesusPuzzle/jesus.html

Historia criminal del cristianismo. Tomo IV “La Iglesia antigua: Falsificaciones y engaños” Karlheinz Deschner. 1993. Editorial Martínez Roca.

Las cartas originales de Pablo. Senén Vidal, Ed. Trotta.

Milenio: Guía Racionalista. Stephen Jay Gould. 1998. Editado por CRITICA, Grijalbo, Barcelona.

No y amén. Invitación a la duda. Ranke Heinemann.

Who wrote the Gospels (Quien escribió los evangelios), por Randel Holms. Es un libro disponible por Amazom.com sobre los orígenes de los evangelios.

Who wrote the New Testament. (Quien escribió el Nuevo Testamento), por Burton L. Mack. Es un libro muy bien documentado en cuanto a los orígenes del Nuevo Testamento.

Comments (1) »

Activistas de EEUU planean “Orgasmo mundial por la paz”

Daniel Quintero, traducido de la página http://globalorgasm.org/

Beso

San Francisco.- Los pacifistas estadounidenses Donna Sheehan y Paul Reffell convocaron a un “orgasmo global por la paz” para poner fin al conflicto en Cercano Oriente.

La idea para la última acción bajo el lema “hagan el amor y no la guerra” es que todas las personas del mundo tengan un orgasmo el 22 de diciembre y piensen durante su momento de placer en la paz mundial, informó mediante una declaración la pareja, que vive en San Francisco.

“El orgasmo da un sentimiento increíble de paz mientras dura y después”, dijo Reffell, de 55 años. “Tu mente queda en blanco. Es como un estado meditativo. Y las meditaciones en masa demostraron lograr un cambio”, afirmó.

El evento coincidirá con el solsticio de invierno, el día más corto del año en el hemisferio norte. Sheehan, de 76, que no tiene relación alguna con la activista contra la guerra Cindy Sheehan, que perdió un hijo en Irak, se hizo conocida al lanzar el grupo de protesta desnudo “Baring Witness”.

Miles de integrantes del grupo a lo largo y ancho de Estados Unidos formaron símbolos de paz y lemas antiguerra con sus cuerpos desnudos para protestar contra la guerra de Irak. Sheehan cree que la nueva iniciativa será más exitosa.

El sitio web del lugar globalorgasm.org ya atrae a más de 26.000 visitantes y explica que el objetivo es “efectuar cambios positivos en el campo energético de la Tierra mediante la mayor oleada de energía humana posible, un orgasmo global sincronizado”.

Para quienes dudan de la efectividad de la técnica, Sheehan explicó que “la combinación de la poderosa energía orgásmica combinada con la intención de la mente podría tener un efecto mayor que las meditaciones y oraciones en masa previas”.


Este es el texto que a manera de explicación dan en el sitio http://globalorgasm.org/:


La misión de 'Global Orgasm' (Orgasmo Global) es realizar un cambio en el campo de energía de la tierra a través de la oleada de energía humana más grande que sea posible hacer. Ahora que hay dos flotas más de los E.E.U.U. que se dirigen hacia el Golfo Persa con equipo anti-submarinos que probablemente sea usado contra Irán, ¡La hora de cambiar la energía de la tierra es AHORA!
El objetivo es que los participantes concentren sus pensamientos, durante y después del orgasmo, en la paz. La combinación de la energía orgasmica combinada con la intención por la paz puede tener un efecto mucho mayor que meditaciones y rezos anteriores.
La meta es agregar tanto entrada positiva concentrada (pensamientos) como energía orgásmica en el campo de la energía de la tierra que reducirá los peligrosos niveles actuales de agresión y violencia en el mundo.
'Global Orgasm' es un experimento abierto a cualquiera en el mundo.
Esperamos que los resultados se registren en el sistema monitor mundial del proyecto 'Global Consciousness'.
Éste es el Primer Orgasmo de Solsticio Anual Sincronizado Global por la Paz, enrutándose al solsticio de diciembre de 2012, cuando el calendario maya termina con un nuevo principio.


Más información (en inglés): http://globalo.blogspot.com/

Comments (2) »

Testiculando

Mario Romero Plascencia, http://www.sindioses.org

Tiene ya varios años que los testigos de Jehová no se paran por mi casa. He notado, incluso, asomado por la ventana, que hacen esfuerzos conscientes para evitar pararse por aquí. Tocan en la casa de al lado, no reciben contestación, y se saltan a la casa siguiente. El mismo resultado siempre.

Pero un par de almas extraviadas e ignorantes de lo que les esperaba (o demasiado confiadas en su habilidad de convencimiento) osaron tocar hoy en la mañana al timbre. En otras ocasiones me ha tocado (cuando solían visitarnos con sus extravagantes pretenciones) recibirles de distintas maneras:

  1. “¡Qué bueno que estan aquí! ¡Pasen por favor Pasen! Hace un rato que mi madre se puso a jugar con una Ouija, y tiene los ojos en blanco y vomita verde” (extraño pero conprensible mutis apresurado de las piadosas señoras).
  2. “Muy bien, pasen ustedes. ¿Quieren platicar de la Biblia? Me parece perfecto. ¿De qué Biblia quieren platicar, de la suya o de la mía?”
  3. “Qué bueno que vinieron. Llevo estudiando teología durante 10 años y no tengo a nadie con quien compartir impresiones…”
  4. (mi favorita) “¿Testigos de quién? Perdón, pero me parece que para ser testigos de algo, es necesario estar presente, y por lo que veo, ustedes no aparentan tener 6,000 años de antiguedad, quizás sólo un poco menos”.

Hoy, sin embargo, a las 9:00 aparcaron sus humanidades en la entrada un par de señoras con la omnipresente criatura a la puerta de la casa. Quizás se trata de una nueva camada de testigos de Jehová. Con la eterna sonrisa hipócrita que les caracteriza, las señoras me invitaron a que leyera la Biblia.

—Pero, ya he leído la Biblia, señoras. Desde hace muchos años.

—Le felicitamos entonces, joven. Pero ahora queremos platicar con usted de lo que entendió en la Biblia.

—Entonces, ¿no se trata de que la lea, sino que la entienda según su criterio?

—No, claro que no, porque el mensaje es el mismo para todos. Pero a veces se tienen errores porque no entienden como dios manda lo que dice la Biblia (Hago la aclaración de que cito verbalmente a las señoras, yo no suelo expresarme en esos términos tan vulgares).

—Entonces pretenden imponerme su idea de lo que dios quiere, ¿de ahí lo de Testigos de Jehová? ¿Porque le han visto y han hablado con él? ¿Podrían presentármelo?

—Dios está en todas partes joven. No necesita que se lo presentemos. Pero si ha léido la Biblia, entonces ya va en el camino correcto.

—Señora, ¿me permite una pregunta?

—Claro joven, para eso estamos.

—¿Usted era católica antes?

—Bueno, si, es la religión que nos enseñaron nuestros padres, pero ahora estoy en la religión correcta (La otra mujer insistió que era testigo de Jehová desde que había nacido)

—Bueno, me parece bien señoras. Ahora, ¿me permite una segunda pregunta?

—Usted diga joven.

—¿Qué pensará usted, cuando en el futuro, un advenedizo llegue y convenza a su hija aquí presente que su religión es la verdadera, y no la que usted le está inculcando ahora, y ella acepte y reniege de ser testigo de Jehová?

—Eso no pasará joven, porque por eso la estamos orientando en la palabra de dios, para que no acepte engaños de falsos profetas y se mantenga en su religión como debe ser.

—Ok señora, y ¿qué le hace pensar que ella no renunciará a ser testigo de Jehová? Solo estaría siguiendo el ejemplo de su madre, cuando usted misma renegó de la religión que le inculcaron sus propios padres. Después de todo, la religión católica también advierte en contra de los falsos profetas.

—Perdón joven, ya tenemos que irnos.

—¡Espere un momento! Digame usted, de esta calle, ¿cuantas puertas le abren? ¡Sea sincera!

—Pues a veces no nos abren, pero no descansaremos hasta difundir la palabra.

—Bueno señora. ¡Esta es su oportunidad! Yo le abrí la puerta. Convénzame de que lo que dice es la verdad.

Las señoras se veían un tanto desanimadas por tener que enfrentar el hecho de que no estaban tan bien preparadas para defender aquello en lo que creían y apostaban su futuro. Porque no me cabe la menor duda que creían sinceramente eso que les habían inculcado, Todo el andamiaje ideológico en que sustentaban sus creencias pendía de un hilo en llamas, pues me consta que en un momento de duda, la señora me dijo:

—Ay joven, es que ya me confundió.

—Señora, no es mi propósito confundirla más, sino que desarrolle un poco más un sentido analítico, que no acepte lo que le digan ciegamente. Que pierda el miedo a dudar sobre aquello que sus autoridades tratan de hacer pasar por verdadero, solo porque ellos lo dicen.

—Pos si joven, pero usted me dirá si no está nuestra ciudá’ muy peligrosa.

—Y no lo niego señora, pero ¿qué tiene eso que ver con lo que estamos ahora platicando?

—Pues que la falta de dios en la gente es la que propicia que el malo haga de las suyas.

—¿El malo? ¿Por qué tiene que achacar a factores externos el que exista la inseguridad en nuestra ciudad? ¿Es que acaso creer que todo lo malo que nos pasa es culpa de terceros resulta más consolador que tomar la responsabilidad por nuestra cuenta de todo lo que sucede a nuestro alrededor? ¿Por qué tiene esa necesidad de creer en un agente del mal cuando supuestamente está del lado del dios de bondad?

—No me pregunte tantas cosas joven, que solo me esta confundiendo más.

—Tiene razón señora. debí suponerlo dado que no le estoy dando recetas de como llevar a cabo su vida. Déjeme preguntarle nuevamente. ¿Por qué necesita creer en un demonio si ya tiene a “dios” de su lado?

—Porque en la Biblia dice que el hacedor de todo mal es la antigua serpiente, la que ha buscado hundir la creación de dios y perdamos la salvacion eterna.

—Señora, créame que he leido toda la Biblia, y la única referencia que existe en toda ella de alguna maldad que haya ocasionado esa “antigua serpiente” es una urticaria que provocó Satanás en Job, para averiguar si era capaz de hacerle renegar de dios. De hecho, estimada señora, las tribulaciones de Job fueron provocadas por una apuesta que hicieron entre Dios y el demonio. ¿Qué clase de dios es capaz de jugar con su creación de esa manera?

—Ay joven, ¿quienes somos para juzgar lo que Dios quiera hacer con nosotros? ¿Para eso somos su creación.

—Y de esa manera, intenta usted tapar el sol con un dedo. Si su dios es capaz de asesinar millones de personas solo porque les consideraba malos, y decide matarles a todos, como cuentan en el diluvio, sin darles una oportunidad de redención, entonces es un dios con el que francamente no quiero tener nada que ver.

—Joven, Dios no es un ser malvado. ¡Toda la Biblia canta la gloria de su bondad!

—Si, como cuando destruyó Sodoma y Gomorra, con una lluvia de azufre y fuego, solo porque se dedicaban a la promiscuidad. Y supongo, según lo que cuenta la Biblia, que hasta los bebes y los ancianos que moraban esas ciudades eran también promiscuos ¿verdad? ¿También eran malvados? ¿Hasta los niños de pecho?

—No, joven, los habitantes de esas ciudades eran solo hombres y mujeres. No había niños.

—Ya veo, señora. ¿Quiere usted decir que una ciudad con cientos de años de existencia, no había mas que hombres y mujeres malos? ¿Eran inmortales y los únicos habitantes de esas ciudades? Considerando que se dedicaban a la promiscuidad sexual, me resulta raro que no hubiera recien nacidos. No se engañe señora. Para que un grupo étnico pueda existir y no colapsar, requiere que todos sus nichos sociales estén ocupados, y para ello, era necesario que hubiera recien nacidos así como ancianos. La Biblia usted solo la entiende como quiere, y pretende no ver las atrocidades que en ella se cuentan.

—La Biblia solo dice la verdad. Si había niños, entonces eran producto del pecado, y no merecían vivir.

—Y usted graciosamente los condena, sin miramientos. Usted decidió que eran malos, y por tanto, merecían morir tan cruelmente. Señora, me alegro que no sea usted juez pues mandaría sin miramientos a cualquiera a la silla eléctrica solo porque no piensan como usted.

—Pues si estan en el camino erroneo, lo ideal sería enseñarles el camino correcto.

—Dígale eso usted a todas las víctimas de la “ira de Dios” ®.

—Pero, ¿cuales víctimas?

—¿No ha escuchado nada de lo que le he dicho, verdad? Tan solo lea la Biblia.

—Porque todos esos males son producto de esa antigua serpiente.

—Y hablando de esa antigua serpiente señora, ¿de donde sacó que esa antigua serpiente es la que provocó la caída del hombre?

—Lo dice Genesis, cuando la serpiente tentó a Eva para que consumiera el fruto, y por ese pecado ahora estamos pagando todos. Pero la salvación está en camino.

—Ah, ya veo. Y supongo que ahora el diablo se mueve arrastrándose, y comiendo polvo ¿verdad?

—No, el diablo se mueve por su propia voluntad, y no come polvo, se alimenta de las almas de los infortunados.

—Entonces ¿desobedeció a dios, cuando le condenó a arrastrarse por el resto de la existencia, y le condenó a comer polvo, no? Dios fue muy claro en ese sentido, cuando condenó a la serpiente después de hacer que Eva y Adán le desobedeciera.

—Pues si, porque el diablo siempre ha desobedecido a dios.

—Entonces Dios es impotente para hacer que el diablo se adhiera a sus órdenes.

—Dios puede hacer lo que sea. No es impotente, es omnipotente.

—Pero no logró que el diablo le obedeciera. Entonces no es omnipotente. Por otro lado, castigar a un par de personas por un pecado que no sabían que cometían también es otra crueldad.

—¿A qué se refiere con eso?

—Pues que cuando dios castigó a Adan y Eva por consumir del fruto prohibido, no sabían que pecaban.

—Usted acaba de decirlo, joven, porque el fruto era prohibido, y desobedecieron. Por eso les catigaron.

—Sí, señora, pero resulta que lo que usted no toma en cuenta, es que cuando Adan y Eva consumen del fruto del arbol del conocimiento del bien y del mal, aun no sabían diferenciar entre lo que era bueno y lo que era malo, por lo mismo, no sabían que desobedecer era pecado. Para saber la diferencia entre lo bueno y malo, tenían que conocer esas dos cosas para que me entienda. Y para conocerlas, primero tenían que consumir de ese fruto.

—Sí, joven, pero desobedecieron.

—Se lo voy a explicar de manera mas sencilla, para que entienda a lo que me refiero. Adan y eva eran ignorantes en lo que era el bien y el mal. ¿no?

—Si, porque dios los creó inocentes.

—Muy bien, ahora dígame, si no sabían distinguir entre lo que era bueno y malo, entonces ¿como iban a saber que desobedecer era malo?

—Ay joven, ya me confundió más.

—No es dificil señora. ¿Usted castigaría a dos niños de 2 años, si los deja encerrados en una habitación con un juguete, y les ordena no tocarlo?

—Pues no, porque son criaturas, aun no saben distinguir bien lo que se les dice. Además la culpa sería mía, por ponerles el juguete en primer lugar.

—Bueno es el mismo caso con Adan y Eva. Ellos eran como niños, no sabían que desobedecer era malo, pues aun no tenían el concepto de bien y mal en sus mentes inocentes. Además, ¿por qué les pone Dios en frente de “las narices”, pa que me entienda, la tentación si no sabían como defenderse de ella?

—Ya me confundió más joven.

—Pregúntele eso a sus jerarcas, a sus lideres de religión, y cuando tenga la respuesta, viene y me la cuenta. Prometo ponerle toda la atención y no interrumpirla.

Es hora que no se paran de nuevo por la casa…, me compraré un sillón cómodo para esperarlas.

Comments (3) »

Problemas morales, éticos y lógicos con el Diluvio Universal

Ken Harding, traducido por: Ferney Yesyd Rodríguez, http://www.sindioses.org

Diluvio

No sé la clase malvados pecadores estaban en este planeta, pero estoy seguro que si una Inteligencia superior quiso exterminarlos, habría encontrado un método más preciso para localizar a cada uno de ellos por separado. Afirmar el asesinado descuidado de millones de niños inocentes y señoras ancianas indemnes, junto con los perros y gatos, es afirmar absoluta e ineludiblemente que su idea de Dios es la de un loco cósmico.

—Robert Anton Wilson

Si un Dios lo suficientemente inteligente como para diseñar aunque fuera sólo una molécula, y no digamos el Universo entero, se hubiera enloquecido y hubiera decidido cometer un asesinato, aún así sería lo suficientemente inteligente como para asesinar sólo las personas que no le agradaran. Aceptando el dudoso Informe de la Comisión Warren, Lee Harvey Oswald sólo le disparó a un espectador inocente (el gobernador). El dios del inicio del Antiguo Testamento parece no solamente tan loco como Oswald sino más torpe, más estúpido y en general, menos civilizado. King Kong es un convincente retrato de dios, tal como es mostrado en el Antiguo Testamento. Tratar de imaginarse al Hombre Viejo YHWH (Yahweh / Jehová) diseñando aunque fuera un quark, dejando de lado una molécula, es absurdo; Él lo embrollaría todo, entraría en cólera, y destruiría cinco ciudades cercanas para expresar su rabieta infantil.

—Robert Anton Wilson

Los creyentes de la Biblia constantemente están diciéndonos cuan mala era la generación prediluviana. En las películas bíblicas usted prácticamente puede sentir la maldad escurriéndose de esos tipos. ¡Por Júpiter, usted puede verlo! ¿Pero podrían ellos haber hecho cualquier cosa mala que no se halla hecho con igual perversión por las gentes posteriores al Diluvio? Y viceversa, si usted examina el peor rincón del globo en el momento más afligido de su historia, usted todavía podría encontrar, un estándar razonable de decencia, y un número razonable de personas decentes. ¡Y no se olvide de los niños! ¡Los creyentes duros de la Biblia contestan lacónicamente que los niños eran parte del cáncer que tuvo que ser cortado! Su pobre y limitado dios no tenía ninguna opción, supongo. Él no podría permitirles adulterar la pureza de las generaciones postdiluvianas. Pureza que tenía que ser conservada, como la exhibición de Noé en estado de ebriedad después del diluvio (Génesis capitulo 9), por lo que no queda ninguna duda de la influencia malvada que habrían de presentar los niños prediluvianos. Y que horrible habría sido si unos pocos niños prediluvianos hubiesen sobrevivido, pues habrían corrompido a las gentes de Sodoma y Gomorra.

—Dave Matson, On Taking the Bible and Noah’s Flood Literally – Tomando la Biblia y el Diluvio de Noé Literalmente.

El Diluvio: Un castigo infligido a la raza humana por un omnisapiente Dios que no había previsto la maldad de los hombres, se arrepintió de haberlos hecho, y los ahogó una vez para hacerlos mejor: un acto que, como todos nosotros sabemos, fue acompañado por el más gran éxito.

—Voltaire, Diccionario de Teología

¿Por qué llenó Dios el mundo de sus propios hijo, si sabia que tendría que destruirlos? ¿Y por qué me dice este mismo dios cómo debo criar a mis hijos cuándo él ahogó los suyos?

—Robert G. Ingersoll, Some Mistakes of Moses

De algún modo la Biblia se olvida relatarnos que Noé y su familia portaban cada virus, bacterias, protozoarios, pulga, garrapata, piojos, chinche, tenia, y lombrices intestinales que parasitan a los humanos. Por no mencionar que Noé habría tenido que tomar un sólo par de animales para que portaran todas las enfermedades y parásitos que afligen a los animales hoy….

—Skip Church

Se salvaron Noé y su familia …pero ellos estaban cómodos porque estaban llenos de microbios… por que tenían que salvarse demasiados microbios para proporcionar a las futuras razas de hombres desoladoras enfermedades, y sólo había ocho personas a bordo para servirles de hotel.

—Mark Twain, Letters from the Earth – Cartas desde la Tierra

A pesar de la naturaleza catastrófica y mundial del Diluvio del Génesis, muchos animales de tierra firme se negaron a ahogarse. ¡Todavía estaban caminando, construyendo nidos y madrigueras, y defecando en tierra sólida, aún en medio del Diluvio! Si usted no me cree, mire el registro geológico donde quedaron petrificados hormigueros, termiteros, nidos de dinosaurio, nidos de reptil (en la Formación Chinle del Bosque Nacional Petrificado), nidos de aves (de un pariente del flamenco en la formación de río Verde en Wyoming), capullos de la avispa frágiles, células colmenas de abejas, las complejas madrigueras de roedores, estiércol animal en la posición original de deposición cuando endureció en tierra sólida seca, y huellas de insectos y vertebrados mientras caminaban. tal evidencia de moradores vivientes de tierra se han encontrado en diferentes niveles de los estratos geológicos, como si el Diluvio no hubiera hecho muy bien su trabajo de ahogamiento.

—Skip Church

Después de un año en el mar, ¿Cuál es la probabilidad que cualquier semilla de una planta superviviente cayese en una área dónde la temperatura, la lluvia, el suelo y la luz fuese conveniente para su crecimiento?

Asumiendo que algunas semillas llegaron a ser viables, cuánto tiempo tendrían sus flores que esperar antes de los pájaros e insectos llegaran desde el Monte Ararat de manera que se diese la polinización cruzada?… Isaac Asimov recalca que los hebreos antiguos no consideraban las plantas como seres vivos en el mismo sentido que a los animales; por consiguiente ellos no tuvieron ningún problema en imaginarse un árbol de olivos soportando un año bajo el agua para crecer inmediatamente después del diluvio. (¿Recuerda el cuento de la paloma que volvió al arca de Noé con una rama viva de aceitunas en su boca?) los fundamentalistas de hoy deberían de haber aprendido algo de botánica desde entonces, pero ellos todavía insisten sobre el vigor de las aceitunas… Los Creacionistas necesitan empapar semillas en agua salada y barrosa durante un año y luego plantarlas en cieno salado y sin consolidar, en un clima desfavorable sin insectos o aves polinizadores y ver lo que pasa. Sus matemáticos, tan expertos en calcular las improbabilidades para la formación de proteínas, ¿habrán determinado alguna vez las probabilidades de supervivencia de las plantas tras el diluvio?

—Robert A. Moore, The impossible Voyage of Noah’s Ark – El Viaje Imposible del Arca de Noé, Creation/Evolution, Issue 11, Winter 1983.

Tras saturar la tierra con agua salada, el Diluvio se retira. La tierra se seca, el suelo permanece manchado con su pasado salino. Las lombrices de tierra no pueden vivir en él. Las plantas (en su gran mayoría) no pueden crecer en suelo salino. La tierra muere.

—Matt Giwer, Talk. Origins Newsgroup, 30 de abril de 1996.

¿Con la tierra desnuda de plantas, qué comieron todos los herbívoros después desembarcar del arca de Noé? ¡OH esperen, lo olvidaba, no tenían tiempo para comer; ellos estaban ocupados huyendo de los carnívoros hambrientos que desembarcaron tras ellos!

Si Dios es omnisciente, Él NUNCA debe cambiar de opinión. Cambiar sus ideas significa que no sabía lo que iba a pasar, que no sabía el futuro. Aunque la Biblia declara que Dios sabe todas las cosas, desde el principio hasta el fin, también está llena de casos en las que Dios cambia de ideas. Por ejemplo, Éxodo 32:14 “Entonces Jehová se arrepintió del mal que dijo que había de hacer a su pueblo”. hay también Jonás 3:10 “Y vio Dios lo que hicieron, que se convirtieron de su mal camino; y se arrepintió del mal que había dicho que les haría, y no lo hizo.” por supuesto, el caso más espectacular de indecisión de Dios frente a un problema es cuando cambia su opinión sobre la humanidad, y decide asesinar a todos en el planeta con un gran diluvio. Génesis 6:6,7–Y se arrepintió Jehová de haber hecho al hombre en la Tierra. . . Y dijo: raeré al hombre de la faz de la Tierra. . . pues me arrepiento de haberlos hecho”. ¿No conoce dios todo “desde el principio hasta el final”, como nos lo han hecho creer? Cuando dios miro al hombre en la creación y “vió que era bueno” ¿acaso se hizo el de la vista gorda ante el hecho de que la humanidad se volvería tan profundamente malvada que todos los hombres, mujeres y niños, millones de ellos, necesitarían ser ahogados en sólo unos quince siglos? Ud. no pensaría que esto es algo que Dios pasaría por alto. Pero al parecer lo hizo. Alguien que conoce el futuro no puede arrepentirse por algo que hizo. Si él se arrepiente de algo, significa que él no sabía el futuro de antemano. Uno puede decir que Él sabía cambiaría de opinión y que Él sabía que lamentaría estas cosas, pero entonces usted tendría que admitir que Él no cambió sus pensamientos de verdad, y que su pesar no era un pesar real – en otras palabras la Biblia se vuelve engañosa. El evento del Diluvio es una de las cosas más perniciosas contra la validez de la Biblia como un registro histórico.

—Ken Harding

Dios hizo todos los animales en un solo día; él podría barrerlos todos en el diluvio y volverlos a crear en un día, cuando los necesitara de nuevo. Por consiguiente es una idea extraña salvar especimenes durante once meses en el arca, siendo consciente de que ocho personas no pudieron alimentarles o darles de beber. Si estos fueron conservados por un milagro, entonces el arca no era necesaria; si se les permitiera haber nadado habría respondido al propósito y habría sido indudablemente más milagroso.

—Mark Twain, God of the Bible vs. God of the present Day

No encontramos el nombre de Noé o de Adán en cualquiera de las dinastías antiguas de Egipto; tampoco se mencionaban entre los babilónicos y sumerios. No podemos comprender cómo el padre de todas las naciones halla sido un desconocido durante tanto tiempo, hasta cuando los libros judíos comenzaron a ser conocidos en Alejandría y se tradujeron al griego bajo uno de los Ptolomeos. En el curso natural de las cosas el nombre de Adán debió de haberse llevado de boca en boca hasta los rincones más lejanos de la Tierra. Yo me aventuraré a afirmar que se requiere un milagro para cerrar los ojos y oídos de todas las naciones – para destruir cada monumento, cada conmemorativo de su primer padre. Qué habría pensado el filósofo y orador romano Cicerón, si un judío pobre, mientras le vendía un bálsamo, le hubiera dicho que todos nosotros somos descendientes de un padre, llamado Adán. Sin duda, Cicerón habría inquirido sobre los grandes monumentos, los testimonios indiscutibles que Noé y sus hijos habrían dejado de nuestro padre común. Después de vuestro llamado Diluvio, él habría dicho, el mundo entero habría resonado con los nombres de Adán y Noé, uno el padre, el otro el restaurador de cada raza. Estos nombres habrían estado en cada boca tan pronto como cada hombre pudiese hablar, en cada pergamino en cuanto pudiese escribir, en la puerta de cada casa en cuanto pudiese construirla, en cada templo, en cada estatua. ¿Acaso queréis decirnos que vosotros conocías tan gran secreto, no obstante oculto de nosotros? Cada persona se ha atribuido a sí mismo algún origen imaginario, aunque ninguno se ha acercado al verdadero origen.

—Voltaire, Diccionario Filosófico, Bajo la entrada “Adán”

Si dios sabe todas las cosas, entonces él sabía que el mundo se ahogaría en el Gran Diluvio cuando creó Adán y Eva. ¿Si este dios es el diseñador supremo, con una inteligencia supuestamente suprema, por qué no recreó al primer hombre y mujer después de la trasgresión, y le ahorró al mundo la imperfección, el dolor y el sufrimiento? O, ¿por qué no creó a Noé como el primer hombre del mundo, si sabía que iba a matarlos a todos? La historia entera del diluvio humea de inconsistencia e irracionalidad.

—Ken Harding, Skip Church

Comments (4) »